La feudalización de México y su desintegración nacional

Por David Ramírez

Drug Map2

Según el artículo de Wikipedia en español, el feudalismo es,

“caracterizado por la descentralización del poder político; al basarse en la difusión del poder desde la cúspide (donde en teoría se encontraban el emperador o los reyes) hacia la base donde el poder local se ejercía de forma efectiva con gran autonomía o independencia por una aristocracia, llamada nobleza, cuyos títulos derivaban de gobernadores… Desde el punto de vista institucionalista, el feudalismo fue el conjunto de instituciones creadas en torno a una relación muy específica: la que se establecía entre un hombre libre (el vasallo), que recibía la concesión de un bien (el feudo) por parte de otro hombre libre (el señor), ante el que se encomendaba en una ceremonia codificada (el homenaje) que representaba el establecimiento de un contrato sinalagmático (de obligaciones recíprocas)… desde la historiografía marxista se explican como resultado de una coerción extraeconómica por la que el señor extraía el excedente productivo al campesino.”[1]

Sin ir muy lejos, de esta manera más o menos describiría la real situación política que vive el país. En esencia existen dos gobiernos. Aquella oficial y central que se ejerce desde los Pinos, y la no oficial y fracturada que se ejerce desde los capos del narco, y sus propias relaciones con políticos y empresarios locales de los cuales extraen o coaccionan favores y rentas.

El mapa de arriba, que viene de dos fuentes gubernamentales de los EEUU, demuestra cómo se ven esos nuevos “estados feudales” y su áreas de influencia en el país vecino. Por más que uno busque en sitios públicos en internet, no encontrarás estos dos mapas puestos juntos. Y la razón es que es muy vergonzoso ver como los dos países tienen este tipo de relación económica. Un ejemplo del pudor yankee.

Esta relación se ha forjado a lo largo de los años desde la apertura de México hacia el exterior y posteriormente con la declaración de la guerra contra las drogas, comenzando ya con la administración del presidente De la Madrid.

La apertura de México hacia el exterior por medio de tratados de libre comercio trajo consigo el debilitamiento del comercio y la agricultura regional, a favor de la introducción de la inversión extranjera y la creación y fortalecimiento de monopolios nacionales.

La declaración de la guerra contra las drogas trajo consigo la fracturación de los entonces pocos grupos organizados en la producción y venta de estupefacientes, fracturación que ha multiplicado los actores dedicados a ese tipo de comercio. Cada intento para eliminar a o restringir las actividades de los grupos delictivos sólo ha conseguido crear otros grupos alternos y la diversificación de sus negocios, que van desde la minería clandestina hasta la trata de blancas.

La apertura económica de México trajo un masivo escape de capital humano hacia los EEUU ante el colapso del sector agrario, y los que se quedaron voluntaria e involuntariamente restablecieron sus servicios agrarios al reemplazar sus cultivos tradicionales por la de los estupefacientes.

El que haya ya más de 100,000 mexicanos asesinados o desaparecidos sin tener ningún actor criminal detenido o juzgado por ello, demuestra un arreglo tácito entre los dos gobiernos de México.

Sumado a eso, la reciente experiencia en Ayotzinapa revela al estado como una herramienta represiva dispuesta a eliminar la disensión política a toda costa.

El caso de los Auto-Defensas en Michoacán, y anteriormente la organización del EZLN, no solo nos da el mensaje que el estado se reserva el derecho de la violencia para fines de defensa, sino que también elimina de tajo el derecho humano del ciudadano de auto-defenderse cuando vea necesario a falta de la participación del estado. Además, no solo intenta reprimir tales acciones de auto-defensa por medio del “dialogo”, sino que también las criminaliza.

Ante este cuadro, ¿cuál son las opciones que tiene el mexicano para efectuar algún cambio sin la necesidad de una revuelta social?

Ninguna.

Sumado a la corrupción nacional como individual, la inacción ciudadana, la ignorancia, una ausencia total de un sistema de cabildeo para exigir a los legisladores, tenemos el dual-gobierno que ataca con violencia al pueblo mexicano con dos frentes—la mafia y el ejército—reprimiendo el ejercicio de las libertades, y los intereses de monopolios nacionales e internacionales que hacen precisamente los mismo pero en el ámbito laboral.

Los mexicanos somos prisioneros de esta red que se ha venido tejiendo con el estambre de nuestra incompetencia, codicia, falta de solidaridad nacional y una total despreocupación por construir un futuro que vayan más allá de las chelas, la carne asada y cualquier chuchería comprada a crédito inflado que nos haga sentir un poquito mejor.

Ante la deceleración del sector inmobiliario, la caída vertiginosa del petróleo con efectos colaterales devastadores al funcionamiento de nuestra economía, la apertura entre Cuba y EEUU, México estará entrando por uno de sus capítulos más obscuros que ha tenido desde los albores de la Revolución mexicana, y no hay retórica erudita y florida, reforma incipiente o plegaria religiosa que nos pueda salvar.

2015 será un año para recordar en el almanaque histórico de tragedias mexicanas.

__________________________

[1] “Feudalismo.” Wikipedia, The Free Encyclopedia. Wikimedia Foundation, Inc.  28 Diciembre2014. Web. 28 Diciembre 2014.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s